Kraken… ¿Mito o Realidad?

El Kraken es uno de los más famosos mounstruos marinos de todos los tiempos. A menudo, el Kraken era confundido con islas.

La tripulación de los barcos podía ahogarse o ser devorada por el Kraken. Lo que resulta sorprendente de las historias del kraken es que de todos los mounstruos marinos, es talvez el que tenga mayor posibilidad de resultar real.

En 1752, cuando el obispo de Bergen, Erik Ludvigsen Pontoppidan, escribió su Historia natural de Noruega, describió al Kraken como una “isla flotante” de una y media milla. También escribió: “Parece estos son los brazos de la criatura (El Kraken), y, está dicho que si agarraran al hombre de guerra más grande, lo arrastrarían hasta el fondo. Con el tiempo , las historias del Kraken lo harían menos grande, pero igual de mounstruoso.

Las primeras historias acerca del Kraken, datan del siglo XII, en noruega, refiriéndose a una criatura del tamaño de una isla.

El kraken, es un mounstruo marino que raramente se deja ver aunque algunos indicios delatan su proximidad a los mas veteranos entre los marineros. Se cuenta que desde la superficie, al mirar hacia abajo se puede mirar los enormes ojos del Kraken, rojos como si de un incendio se tratara.

A menudo, su amplia joroba es confundida con una isla (cuendo el Kraken está en la superficie) aunque también se dice que esto sucede por las costumbres alimenticias del Kraken que, según parece, come incesantemente durante muchos meses seguidos y luego durante muchos meses también, se libera de los productos de la digestión.

En 1755, el obispo Pontoppidan de Bergen (Noruega) escribía que las islas flotantes que en los mares del norte aparecían y desaparecían súbitamente eran sin duda krakens.

El obispo de Midaros levantó un altar sobre la roca de una playa y celebró la Santa Misa. No sabía que se hallaba sobre el lomo de un Kraken. El monstruo esperó respetuosamente a que el obispo terminase y luego, tranquilamente, se deslizó hasta el agua y desapareció.

En 1555, olaus magnus escribió sobre unos “peces monstruosos”, sin embargo, sin ser krakens. “Sus formas son terribles, sus cabezas son cuadradas, cubiertas de espinas, y tienen muchos cuernos filosos y largos, como un arbol arrancado de raiz. Miden diez o doce codos de largo (entre seis y 7.3 metros), son muy negros, con ojos enormes…uno de estos monstruos marinos hundiria facilmente muchos grandes barcos tripulados por numerosos marinos fuertes”.

Comments